Isla Tzibanzá, en Querétaro.
1 julio, 2019
Viajemos a Tajín y Tecolutla
2 julio, 2019
¿Nos besamos?




¿Nos besamos?

Quien vaya de visita a la Ciudad de Guanajuato y sea amante de las historias de amor, aquí tenemos la opción turística perfecta para ellos. Esta leyenda, como muchos creen, nace en el Callejón del Beso, ubicado detrás de la Plaza Los Ángeles en el Centro Histórico de la Ciudad de Guanajuato. Un callejón con una separación de 69 cm de distancia, donde los balcones de las casas prácticamente se tocan.

 

La leyenda cuenta el romance prohibido de dos jóvenes enamorados, Carmen y Don Carlos.

Carmen, hija única de un padre sumamente autoritario y celoso, quien la tenía aislada socialmente para preservarla y presentarla a un hombre español con mucha fortuna. Por otra parte, Don Carlos, era un humilde minero que trabajaba en la Mina de la Valenciana en Guanajuato.

Ambos enamorados, siempre lograban encontrarse en las diferentes iglesias de la ciudad cercanas a su casa. Un día, descubiertos por su padre, Carmen fue encerrada por el mismo y amenazada con ser enviada a un convento, con el fin de evitar ese amorío.

Carmen tenía como fiel sirviente a una dama de compañía, quién fue la encargada de comunicarle mediante una carta a Don Carlos los planes a futuro que tenía su padre.

Desesperado por el temor a perder a Carmen, Don Carlos encontró la solución. Una de las ventanas de la casa de Carmen daba a un angosto callejón, sumamente estrecho que con solo asomarse se alcanzaba a tocar la pared de la casa de enfrente.

 

En búsqueda de conseguir acceso a dicha casa vecina, Don Carlos la compró a un precio elevado y así consiguió mantener el contacto con su amada Carmen. Sin conocimiento del padre, los dos jóvenes pasaban largas noches conversando en los balcones, alimentando ese amor bajo las estrellas.

Finalmente, una noche, el padre de Carmen escuchó sus murmullos y enfurecido por la desobediencia de su hija decidió clavar una daga en el pecho de ella. Don Carlos enmudecido por semejante hecho, mantuvo a su amada en brazos hasta desfallecer. Días después, el joven devastado se suicidó desde el tiro alto de la Mina.

Cuenta la leyenda de El Callejón del Beso, que si una pareja visita el lugar y se da un beso justo en el TERCER ESCALÓN de este callejón, tendrá felicidad durante siete años. De los contrario, tendrá siete años de mala suerte. Si vas solo y estás soltero, no te preocupes, la maldición no caerá sobre ti pero puede ser una excusa ideal para conseguir un compañero de viaje y visitarlo.

 

¿Qué estás esperando? Consigue una pareja, visita el callejón, sácate una foto y etiqétanos en Instagram. Esperamos verla.

Lucia Rodríguez

Redactora Be México.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.