El baile de los viejitos, danza prehispánica que aún vive

Lo que nadie te cuenta de las Grutas de Tolantongo
25 septiembre, 2019
Conociendo Coyoacán en un día
2 octubre, 2019
El baile de los viejitos, danza prehispánica que aún vive

Esta simpática y peculiar danza es tradicional del estado de Michoacán, México; específicamente del un pueblo llamada Jarácuaro, y se ha convertido en una de las más representativas y aplaudidas a nivel nacional e internacional.

El origen de esta danza se remonta a la época prehispánica y se le relaciona con las danzas que eran parte del ritual en honor de Huehuetéotl, el “Dios del fuego” o “Dios viejo”.

Historia de este danza

Dice la leyenda que en aquella época los hombres más ancianos del pueblo bailaban con sus bastones como una ofrenda a Huehuetéotl, eran cuatro, haciendo alusión a los cuatro rumbos del universo, los cuatro lados de una casa y las extremidades del ser humano. Cuatro como los elementos de la tierra y los colores del maíz: rojo, azul, blanco y amarillo. Como las cuatro estaciones que celebraba el pueblo Purépecha. Esta danza se realizaba en cada cambio de estación.

 

Fue prohibida por los españoles cuando llegó la religión Católica en 1530, aún así los chamanes la enseñaron a escondidas a los jóvenes indígenas para que pudieran aguantar el ritmo, marcado con la flauta y el tambor. La danza de los viejitos perdió su sentido de ritual y místico, transformándose poco a poco en algo distinto gracias al contacto de los instrumentos y la cultura del viejo mundo.

Antecedentes de la Danza

Con el tiempo, La danza de los viejitos, que lleva el nombre de T’arche Uarakua, se volvió una caricatura del colón español, que envejecía más rápido que el indígena y era más achacoso en sus andares. La danza se terminó por mestizarse con la cultura dominante.

Es acompañada con música tradicional purépecha; principalmente pirekuas como El Huarache, El Gustito, La Competencia, El Saludo del Amigo y El Trenecito. Los instrumentos de cuerda: guitarra, violín y contrabajo, dan el ritmo a esta danza, que nos ilustra cómo afrontar con valor el envejecimiento, reír y aceptar el paso de los años sin vacilar.

La danza de los viejitos nos enseña a gozar el hecho de estar vivos a través del movimiento, la música y el baile.

Te recomendamos el tour de Día de Muertos, haz click aquí para ver la info, visitaremos Pátzcuaro, lugar donde es muy ver hoy en día el baile de los viejitos.

 

Destino Be México

Editorial

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.